Guillermo Ceniceros
1970b.jpg

Blog

el Blog de Guillermo Ceniceros

Invitación al público de Durango - Exposición Persistencia de Guillermo Ceniceros

Guillermo Ceniceros

Persistencia - Museo de Arte Moderno Guillermo Ceniceros

Invitación al público de Durango

Link to English Article

Septiembre, 2018

Querido Durango, mi terruño,

Este reencuentro con mi tierra, a la cual he regresado otras veces, lo quiero marcar como algo especial. En este año, el 2018, celebro y me celebran 60 años de trayectoria artística con la exposición que titule Persistencia. Se celebran también 20 años de existencia del Museo De Arte Moderno Guillermo Ceniceros. Y aunque las celebraciones tienden a ser marcadas por eventos temporales, inauguraciones que duran unas horas, fotos que ayuden al recuerdo. Hoy quiero hablar de lo que realmente se celebra, el lenguaje artístico que me ha nutrido, que ha sido una constancia, y que me ha permitido una exploración artística que hoy es una factura indeleble que seguirá a través del tiempo. El tiempo, seis décadas, que justamente ha sido el juez de la trascendencia de este lenguaje.

Todo cuenta, todo importa! Expertos en el tema de creatividad dicen que la infancia marca las habilidades creativas. Soy oriundo de El Salto Pueblo Nuevo, Durango y algo habrá de razón en esta teoría. Crecí entre ríos, arboles y veredas con un padre carpintero que fabricaba cosas maravillosas, la curiosidad de ese niño no tuvo limites. Más tarde como joven adolescente tuve la fortuna de tener el apoyo de mis padres en seguir mi interés por el dibujo y luego una carrera artística. Consideren que en aquella época muy pero muy pocos querían o podían ser artistas lo cual hacia este compromiso no solo de trabajo, sino un compromiso de vida.

Mi época de artista joven, formativa, no pudo haber sido mas afortunada. Busqué trabajar en el equipo del Maestro David Alfaro Siqueiros, artista desbordado de talento, imaginación y con voluntad de proyectos monumentales, posibles solamente por su habilidad de liderazgo a su numeroso equipo. Me encontraba al centro de la Escuela de Pintura Mexicana como primer asistente del Maestro Siqueiros, mi trabajo durante el día, y como pintor en búsqueda de mi expresión personal, trabajo de noche. Un notado galerista al ver esbozos de unos primeros cuadros míos recalco, “son cuadros con influencia, todavía no”. Al remover la influencia puede quedar todo o puede quedar nada. Al poco tiempo después, una noche de trabajo me encontré con lo que quedo, yo, solamente yo, mi expresión en pintura.

El reconocimiento a mi lenguaje de joven artista fue súbito y entusiasmado. En esos primeros años gané el importante premio nacional de pintura de la SEP, expuse en las salas principales de El Palacio De Bellas Artes, y tuve mis primeras exposiciones que abrían con todo vendido! Todos los críticos escribieron sobre mi obra, y al pasar del tiempo algunos preguntaban “y ahora que sigue?”. En esa época se formaba la Ruptura y crecía el número de artistas interesados en la Abstracción Geométrica. Otros seguían la escuela Mexicana Oaxaqueña de Tamayo. Y que hizo Ceniceros? Yo seguí la linea de mi lenguaje artístico porque tenia mucho más que dar, mucho más que explorar. Seguí exponiendo en Mexico y en el extranjero. Dentro de mi lenguaje tuve periodos que duraron años, explorando la oscuridad, los colores de la tierra, el rol de la materia, la técnica como catalizador, la geometría humana, entre otros. También seguí buscando propuestas de pintura mural, casi abandonada por los artistas de aquella época. Hice murales monumentales en numerosas instituciones públicas como el Palacio Legislativo de San Lázaro, las estaciones del metro Tacubaya y Copilco, el edificio del Senado en Tamaulipas, el Sindicato de Trabajadores Telefonistas, la Universidad Autónoma de Nuevo León, entre muchos otros. He estimado que estos murales los ven más de medio millón de personas al día. Que hizo Ceniceros en esas décadas? Siguió su linea, porque seguir es creer, creer es persistir y persistir es encontrar.

Desde el inicio mi propuesta visual invocaba el uso de formas, espacio, perspectiva y composición aprendida del muralismo. La técnica y el uso de materiales y herramientas propiciaban elementos iniciales de composición que esbozaban algunas veces con misterio otras con poesía la posibilidad temática escondida. Desde el inicio me considere como un Figurativo Estructural en búsqueda de las posibilidades tanto formales como informales del cuerpo humano con enfoque en la mujer. La figuración en mi obra no busca la historia ni la anécdota, mas a través del estudio de su estructura y de su geometría busca atrapar la poesía en la pintura. No es un lenguaje aislado. En su formación considera el muralismo mexicano, la figuración del arte moderno, los estudios geométrico humanos de Da Vinci, los estudios estructurales del arte de nuestras culturas prehispánicas y finalmente mi experiencia de vida e imaginación. La responsabilidad de un artista con un lenguaje encontrado es como la de un investigador de ciencia, el seguir buscando respuestas y multiplicando las posibilidades.

Hoy regreso a Durango a casi ochenta años de haberlo visto por primera ves. Traigo conmigo a través de mi obra los recuentos de toda mi experiencia en la pintura. Los resultados de la investigación de un lenguaje que hoy ya es su propio idioma. Ciertamente es lo más valioso que tengo, y lo más valioso que ofrezco. Son 60 años de Persistencia.

Guillermo Ceniceros

Ceniceros Durango Carta.jpg
Guillermo Ceniceros